Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Alertas y cuidados para los golpes en la cabeza

TEC y contusiones craneales:

Alertas y cuidados para los golpes en la cabeza

20/09/2018
3 min lectura

Compartir en:

Los traumatismos encefalocraneanos (TEC) constituyen la primera causa de muerte en la población entre 20 y 40 años, explica un tercio de los decesos por impacto en menores de 18 años y provoca el 40% de los fallecimientos en los accidentes de tránsito. Esta realidad que consignan las estadísticas del Ministerio de Salud, es especialmente válida en los meses de primavera y verano cuando aumentan la movilidad, los viajes y las actividades recreativas.

Los TEC son un problema relevante a nivel general: un 10% de los casos corresponde a cuadros de carácter grave, y una parte importante de quienes sobreviven quedan seriamente incapacitados. Las principales secuelas son problemas cognitivos o neurológicos como lesiones del nervio olfatorio, hemiplejia y trastornos del lenguaje o de la visión. Éstas pueden ser transitorias o permanentes, dependiendo de la magnitud del golpe recibido y la edad de la persona afectada.

Principales consecuencias de un TEC

  • Compromiso de conciencia
  • Amnesia postraumática
  • Síndrome vertiginoso
  • Mareos persistentes
  • Cefalea holocraneal (en toda la cabeza) persistente y progresiva
  • Vómitos
  • Palidez asociada a inmovilidad (lactantes)

¿Cómo actuar frente a un TEC?

Los traumatismos provocados por un golpe fuerte en la cabeza producen distintos cuadros de compromiso de conciencia, que pueden ir desde el desvanecimiento hasta alteraciones en la conducta. “En estos casos, hay que acudir inmediatamente al Servicio de Urgencia, ya que si el afectado no es tratado a tiempo puede morir o quedar con graves secuelas”, advierte el doctor Jorge Barahona, neurólogo de Clínica Alemana.

Ante contusiones importantes que no alteran la conciencia ni presentan mayores complicaciones, el especialista advierte la necesidad de mantener la vigilancia sobre el paciente, ya que en un porcentaje de los casos los síntomas pueden aparecer dos o tres días después. Entre ellos, destacan los dolores de cabeza persistentes o en aumento, náuseas o vómitos, debilidad en las extremidades, mareos o pérdida de equilibrio y comportamiento confuso. Un ejemplo de esto último es cuando una persona habitualmente inquieta se comporta tras el golpe de forma inusualmente tranquila o está aletargada o inapetente.

'Si luego de un traumatismo el paciente llega a una sala de urgencia y se realiza un escáner que resulta normal, no hay que descartar la posibilidad de que en los días siguientes surja algún tipo de complicación. Si esto ocurre, el paciente debe consultar nuevamente para ser evaluado”, recalca. Aconseja tener presente esta medida en épocas como las vacaciones, cuando frente ante un accidente de este tipo en lugares alejados de los centros asistenciales, las personas prefieren esperar hasta el otro día para consultar. “A veces, eso puede resultar demasiado tarde', subraya.

¿Cómo atender un TEC en los niños?

Los golpes en la cabeza son una amenaza constante durante la niñez y adolescencia: del total de consultas de urgencia por TEC, más de la mitad de ellas corresponden a accidentes domésticos, señala el Minsal.

En estos casos, es necesario tener en cuenta las características propias de los niños que los hacen más propensos a sufrir un traumatismo encefalocraneano, como son el mayor tamaño relativo de su cabeza, menor fuerza muscular y falta de desarrollo completo de los senos paranasales, entre otras.

Si bien el examen físico es la primera medida aplicada en el diagnóstico de los pacientes que sufren un golpe en la cabeza, en el caso de los menores de dos años se indica una radiografía de cráneo para verificar si existe fractura o hemorragia, aún cuando no presenten síntomas de TEC. Asimismo, si un niño de cualquier edad presenta síntomas de compromiso encefálico más significativo –como pérdida de conocimiento y vómitos persistentes– la recomendación es efectuar un escánerde cerebro y mantenerlo hospitalizado por uno o dos días hasta descartar una lesión mayor.

Ante la presencia de una contusión craneal, el doctor Guillermo Correia –jefe de la Urgencia Escolar de Clínica Alemana– aconseja “permanecer en reposo por ocho horas, a lo menos, y sin estímulos visuales; es decir, sin televisión, computador, celular, consolas de juego o lectura, ya que el cerebro debe estar lo más tranquilo posible”. En el caso de que los síntomaspersistan, el paciente debe ser nuevamente evaluado.

En este marco, el especialista rebate el mito en relación a que las personas que se han golpeado en la cabeza no pueden dormir o comer. “Eso no tiene justificación, y solamente se les pide que consuman alimentos sólidos y poco líquido para no favorecer la aparición de vómitos”, aclara.

Recuperación tras un TEC

Parte importante de la recuperación después de un traumatismo se produce en los primeros seis meses dependiendo del tipo de lesión. En el caso de los niños, este proceso suele ser mucho más rápido y con mejores resultados.

La evidencia médica internacional señala que un menor requiere alrededor de tres semanas para recuperarse completamente de una contusión en la cabeza con síntomas graves. Advierte que por mucho que un niño tenga una apariencia normal después de recibir un golpe de este tipo, es frecuente que presente dificultades al volver al colegio, sobre todo en la concentración

Por ello, el doctor Correia enfatiza la importancia de efectuar un reposo efectivo después de una contusión craneal o un TEC, ya que es posible que aparezcan cefaleas que pueden durar semanas o meses.