Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Para qué sirven los exámenes que miden el perfil lipídico?

Para qué sirven los exámenes que miden el perfil lipídico?

03/05/2018
2 min lectura

Compartir en:

El perfil lipídico es un examen de sangre utilizado para evaluar el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular producto de un trastorno en el metabolismo de lípidos. En esta alteración contribuyen hábitos poco saludables (dieta, sedentarismo, cigarrillo, alcohol) en personas susceptibles genéticamente.

Para hacerse este examen el paciente debe estar en ayuno de 12 a 14 horas. Es importante que en las semanas previas se haya seguido una dieta balanceada y no ingerir alcohol al menos 3 días antes. Se hace una punción venosa para obtener una muestra de entre 2 a 5 ml de sangre que es analizada en equipos automatizados de química.

¿Qué parámetros mide?
• Triglicéridos
• Colesterol Total
• HDL Colesterol
• LDL Colesterol
• VLDL Colesterol
• Colesterol No HDL

¿Qué significan cada uno de estos parámetros?
En términos muy generales cuando nos referimos a los lípidos nos enfocamos principalmente en el colesterol y triglicéridos.

Los triglicéridos entregan energía a las células y pueden ser aportados por nuestra dieta o sintetizados por el hígado. Para llegar a las células los triglicéridos necesitan ser transportados por quilomicrones o VLDL.

El colesterol no es una fuente de energía, pero es igualmente importante para nuestro organismo; forma parte de las membranas celulares y es necesario para la síntesis de algunas hormonas. Sin embargo su exceso ocasiona enfermedades cardiovasculares. El colesterol es transportado desde el hígado hacia las células por una liproproteína llamada LDL y el exceso de colesterol en las células es devuelto al hígado por la lipoproteína HDL.

Entonces, con estos conceptos básicos podemos entender la información que nos aporta el perfil lipídico:

  • Triglicéridos: son altamente influenciados por la dieta (ingesta excesiva de grasas, azúcares o alcohol), fármacos, enfermedades asociadas (diabetes, obesidad) o alteraciones hereditarias del metabolismo. Independiente de la causa, el exceso de triglicéridos conlleva a mayor riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular.
  • Colesterol total: su elevación se asocia a dietas con alta proporción de grasas de origen animal. Su aumento es en sí un factor de riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular.
  • HDL Colesterol: como es la lipoproteína que retira el exceso de colesterol a nivel celular se considera un factor protector (colesterol bueno). Es deseable que sus niveles sean altos en la sangre.
  • LDL Colesterol: lipoproteína muy eficiente en la entrega de colesterol hacia las células y debe mantenerse en niveles bajos, si se encuentra en exceso circulante en la sangre es capaz de infiltrarse en la pared de los vasos sanguíneos produciendo la conocida ateroesclerosis.
  • VLDL Colesterol: lipoproteína que transporta triglicéridos, también transporta una parte no despreciable de colesterol (por eso se llama VLDL Colesterol), por lo tanto su aumento sugiere no solo un exceso persistente de triglicéridos en la sangre, sino también de colesterol y por tanto se asocia a mayor riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular.
  • Colesterol No HDL: es todo el colesterol “malo” informado en un valor único con el que es más fácil hacer una evaluación de riesgo.

¿Entonces cómo se evalúa con el perfil lipídico el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular?

Existe consenso de expertos; National Cholesterol Educational Program (NCEP), American Association of Clinical Endocrinologists (AACE) que establecen guías internacionales de evaluación y manejo de riesgo, donde se consideran además de los niveles de lípidos y lipoproteínas, la edad, el género, enfermedades asociadas, etc.

 

Componente asociado a riesgo

Nivel deseable en sangre (mg/dl)

Triglicéridos

<150