Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Mal dormir: cómo nos afecta a lo largo de la vida?

Mal dormir: cómo nos afecta a lo largo de la vida?

17/03/2019
1 min lectura

Compartir en:

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, un 43,3% de la población chilena reconoce tener cierto grado de dificultad para conciliar el sueño nocturno, prevaleciendo más en mujeres (48,0%) que en hombres (38,4%).

Considerando lo anterior, el doctor Leonardo Serra, neurólogo del Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana, asegura que “dormir ayuda en la recuperación homeostática, la termorregulación, a regenerar tejidos, en el procesamiento de la memoria y en las defensas”. Así, cuando faltan horas de sueño, baja el sistema inmunológico: “Por eso, cuando una persona está enferma duerme mucho, ya que se liberan ciertos mediadores que lo propician, y eso ayuda a mejorar la defensa del organismo”.

Como en años anteriores, Clínica Alemana se sumó al Día Mundial del Sueño y el jueves 14 de marzo realizó la charla Mal dormir: ¿cómo nos afecta a lo largo de la vida? y ¿qué hacer al respecto? En la instancia participaron la Dra. Verónica Burón, neuróloga Infantil; Dr. Leonardo Serra, neurólogo; Dra. Pilar Santelices,ortodoncista y docente Universidad del Desarrollo; y la Dra. Katalina Bertrán, broncopulmonar infantil.

En ese contexto se abordó el rol del sueño de forma multidisciplinaria y las consecuencias que tiene el mal dormir en el organismo. Los especialistas hablaron de las funciones que éste tiene, como la de restauración, la adaptativa y la de preservación, que incluyen biosíntesis de moléculas como proteínas, regulación de metabolitos, selección de conexiones neuronales, generación de nuevas neuronas yla mantención del sistema inmune. Todo esto permite, según los especialistas, procesar la información adquirida durante el día y que se “modulen” las conductas y el accionar, además de ayudar a reorganizar los pensamientos.

Sin importar la edad, una mala calidad del sueño puede afectar múltiples sistemas del organismo, directa o indirectamente, y en variados aspectos. Para la doctora Dra. Verónica Burón, neuróloga infantil, “si bien las horas de sueño disminuyen con los años - los niños tienen más proporción de sueño REM y en adultos mayores éste es fragmentado-, y que es posible identificar una amplia variabilidad individual, existe consenso en que dormir, de forma crónica, menos de seis horas en la edad adulta, tendría consecuencias negativas en la salud”.

Ante la sospecha de algún trastorno del sueño, los especialistas recomiendan ciertas conductas que complementan los tratamientos y terapias médicas:

• No ingerir alcohol en exceso, ni tomar café ni fumar al menos cuatro horas antes de acostarse. Esto incluye evitar la ingesta de otros bebestibles como té, gaseosas con cafeína y chocolate.
• No consumir comidas abundantes, picantes, pesadas o muy dulces antes de acostarse. En cambio, se recomienda ingerir una merienda ligera antes de irse a la cama.
• Eliminar ruidos y luces innecesarias en el dormitorio que afecten el descanso y el sueño.
• Evitar siestas que excedan los 30 minutos diarios.
• Realizar actividad física regular, pero no justo antes de acostarse.
• Procurar que la cama sea confortable para el descanso, así como también la temperatura y ventilación del dormitorio.

Galería

14-03-2019+Charla+Sueño+7 14-03-2019+Charla+Sueño+6jpg 14-03-2019+Charla+Sueño+5+pg 14-03-2019+Charla+Sueño+4+pg 14-03-2019+Charla+Sueño+3 14-03-2019+Charla+Sueño