Dolor de cabeza en niños: ¿Cuándo consultar?

Dolor de cabeza en niños: ¿Cuándo consultar?

05/10/2021
3 min lectura

Compartir en:

El dolor de cabeza, también llamado cefalea es una condición que hemos sufrido casi todos y los niños y adolescentes no son la excepción a la regla. Se trata de un importante problema de salud pública y se presenta como uno de los síntomas más frecuentes de consulta pediátrica general y en neurología.

“Existen causas primarias y secundarias, lo que plantea grandes dificultades entre los profesionales  que la tratan, dada la necesidad de hacer un diagnóstico diferencial entre un proceso orgánico o de una enfermedad funcional”, explica la doctora Jovanka Pavlov, neuróloga infantil de Clínica Alemana.

Migraña infantil

La migraña es la cefalea primaria más estudiada. Esta enfermedad se produce por un mecanismo neurológico y vascular. Cuando los vasos sanguíneos internos y externos del cerebro se contraen y luego se dilatan, ocurre el dolor de cabeza. Habitualmente, es de tipo cíclico y los pacientes lo describen como un dolor intenso que aparece en forma brusca y es lo suficientemente fuerte como para que abandonen sus actividades.

En ocasiones, el dolor de cabeza se manifiesta de forma tan violenta o prolongada que los pacientes acuden al Servicio de Urgencia. Salvo que haya otros síntomas importantes, esta molestia no es un motivo de alarma, pero sí se debe poner atención.

De acuerdo con la especialista, en más del 80% de los casos existen antecedentes familiares directos de los padres o abuelos.

Asimismo, la especialista explica que la prevalencia de la migraña en el escolar es de alrededor de un 2% y en el adolescente, particularmente del sexo femenino, puede llegar a un 16%.

“Esta enfermedad se puede asociar con niños que tienen un buen rendimiento escolar, y una personalidad perfeccionista y competitiva”, explica.

Alimentación y dolor de cabeza

Entre los múltiples factores que pueden producir una migraña se encuentra la alimentación. Y es que, cuando un alimento se suma a otras causas como el estrés o falta de sueño y ejercicio; puede terminar desencadenando el dolor de cabeza en niños y adolescentes.

Según la experta, “cada persona debe identificar cuáles son los alimentos que le gatillan dolores de cabeza”, pero entre los más habituales se encuentran:

  • Chocolate
  • Queso
  • Embutidos
  • Pescado ahumado
  • Edulcorantes artificiales
  • Alimentos ricos en glutamato sódico (sopas en sobre, ingrediente presente en algunas preparaciones de comida peruana y comida china).

Sin embargo, no necesariamente todos ellos causan dolores de cabeza a todos los pacientes. Por esto, puedes seguir las siguientes recomendaciones de la Fundación Americana de Migraña para identificarlos:

  • Lleva un diario de alimentos junto con el diario de dolores de cabeza de tu hijo, para ayudar a identificar lo que comió antes de los ataques de migraña.
  • Considera que algunos alimentos pueden desencadenar un dolor de cabeza de inmediato, mientras que con otros el dolor de cabeza puede retrasarse hasta 24 horas.
  • Si crees que un alimento específico está desencadenando los ataques de migraña, puedes intentar evitar ese alimento durante un mes. Controla sus síntomas para ver si mejoran.
  • Ten cuidado al probar dietas extremadamente estrictas. Existe el riesgo de evitar alimentos que no son necesariamente desencadenantes de la migraña y puedes estar perdiendo muchos nutrientes importantes.

“Es fundamental educar a toda edad sobre la importancia de una alimentación saludable que incluya consumo de agua, frutas y verduras y otorgue todos los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo neurológico y biológico”, dice.

¿Qué hago si mi hijo tiene dolor de cabeza de forma recurrente?

En primer lugar, es importante realizar un buen diagnóstico del dolor de cabeza. Para esto se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Tipo de dolor.
  • Ubicación (en qué zona de la cabeza).
  • Cuánto dura (minutos u horas).
  • El momento del día en el que el niño siente dolor (mañana, tarde o noche).
  • Posibles factores precipitantes: estrés escolar, ejercicio físico, alimentación, otros.

Además, si el niño presenta otros síntomas como los que se detallan a continuación, se debe buscar atención médica a la brevedad:  

  • Cambios en la concentración, la memoria o el habla.
  • Debilidad en un brazo o en una pierna.
  • Alteraciones en la visión o en la audición.
  • Fiebre.
  • Congestión.
  • Náuseas.
  • Vómitos.

Cuando hay una historia clínica bien relatada y bien escuchada, y un examen físico neurológico, para excluir signos de lesión cerebral, se puede hacer el diagnóstico. No se requiere pruebas de otro tipo.

“Solo cuando los síntomas son de mucha intensidad, afectan la vida diaria del niño o se sospecha un déficit neurológico, se realiza un escáner (TAC) o una resonancia nuclear magnética de cerebro para descartar una patología orgánica”, dice la doctora Pavlov.

En caso de cefaleas aisladas, el tratamiento a seguir es proveer un buen descanso, hidratación y utilizar analgésicos adecuados para la edad (paracetamol, ibuprofeno). Cuando son más frecuentes se indican medicamentos preventivos para, posteriormente, evaluar los resultados en conjunto con el médico tratante.

Recuerda que es sumamente importante consultar con un especialista cuando se trata de dolores de cabeza más frecuentes y no dar fármacos a tus hijos sin indicación médica. 

Neurología Infantil

El mejor equipo de neuropediatras con diferentes áreas de especialización.

MÁS INFORMACIÓN