Probióticos: Qué son y cómo benefician a la salud

Alimentos funcionales

Probióticos: Qué son y cómo benefician a la salud

22/06/2021
3 min lectura

Compartir en:

Los  probióticos son parte de los llamados “ alimentos funcionales” –cuyos componentes optimizan la salud más allá de sus aportes nutricionales, ya sea en forma natural o procesada–.

Lo anterior, porque aportan una amplia gama de beneficios al organismo, entre los que destacan:

  • Fortalecimiento del sistema inmune.
  • Equilibrio de la flora intestinal.
  • Estímulo a la producción de vitaminas.
  • Apoyo a la digestión.
  • Aporte en cuadros diarreicos, de intolerancia a la lactosa, alergias y diarrea del viajero, provocada por comer alimentos contaminados.

De acuerdo con la  doctora Ana María Agarinmunóloga de Clínica Alemana, “los  probióticos son microorganismos vivos que, después de la ingesta de una cierta cantidad, ejercen beneficios sobre la salud más allá de la nutrición básica natural”.

El ámbito de acción de estos agentes es la flora intestinal, la que está compuesta por distintas bacterias “buenas” que cohabitan en un estado de equilibrio. Con el fin de participar adecuadamente en el balance microbiano del aparato digestivo, los  probióticos deben mantenerse vivos durante su tránsito por el intestino delgado y el colon. Asimismo, tener la capacidad de desarrollarse en ellos como un integrante natural de este verdadero ecosistema, para lo que es necesario que logren una buena adherencia al epitelio intestinal y no revistan características patógenas.

Para cumplir estas exigencias, los productos que contienen probióticos deben mantener su actividad y viabilidad a lo largo del proceso de fabricación y almacenamiento. Por esto, para obtener todos los beneficios de estos preparados lo ideal es consumirlos en una concentración de 10 elevado a 7 bacterias vivas por centímetro cúbico, información que está contenida en las especificaciones de las etiquetas.

Funciones de los probióticos

  • Desplazan a los microorganismos nocivos para la salud y evitan su proliferación.
  • Colaboran en la formación de nutrientes esenciales como las vitaminas, los enzimas y los ácidos grasos.
  • Estimulan la formación de ácido láctico disminuyendo el PH del tubo digestivo.
  • Favorecen la absorción del calcio, hierro y magnesio.
  • Reducen la diarrea por antibióticos, que alteran el equilibrio de la flora intestinal, la que es restaurada gracias a estos microorganismos.
  • Permite reducir la dermatitis atópica en lactantes alérgicos.

¿De dónde se obtienen los probióticos?

Están presentes en alimentos, en complementos de alimentos y en medicamentos. En el primer caso, para consumir probióticos se recomienda consumir productos lácteos fermentados como yogurt, bebidas lácteas, leches y quesos a los que se hayan agregado cultivos vivos conocidos como bifidobacterium y lactobacillus.

“Los productos lácteos constituyen un excelente vehículo para los  probióticos, ya que los protegen de los elevados niveles de ácido de nuestro estómago y de la concentración de bilis del intestino, que pueden dañar o eliminar a muchos de los que ingerimos. Es decir, aumenta la posibilidad de que las bacterias beneficiosas sobrevivan a su paso por el intestino ”, señala la doctora Agar.

Además, algunos alimentos no lácteos también tienen cultivos de beneficiosos, como es el caso del chucrut y de las bebidas de soya fermentadas.

El especialista advierte que no se recomienda la ingesta de  probióticos sin supervisión del especialista a pacientes con un sistema inmune notoriamente debilitado, a personas inmunocomprometidas o con sangrado intestinal.

Beneficios

Si son consumidos en cantidades suficientes y en forma permanente, los  probióticos realizan los siguientes aportes a la salud:

  • Incrementan la resistencia a infecciones por organismos potencialmente patógenos en el intestino.
  • Disminuyen la duración de la diarrea, por ejemplo, asociados a antibióticos ya infecciones del viajero.
  • Reducen la intolerancia a la lactosa (promueven la digestión a nivel intestinal).
  • Incrementan del valor nutricional (mejor digestión, incremento de la absorción de vitaminas y minerales).
  • Regulan la motilidad intestinal (alivian la constipación y síndrome del intestino irritable, entre otros).
  • Mantenimiento de la integridad de la mucosa intestinal.

Importancia de la flora intestinal

Cada individuo tiene una composición única en su flora intestinal y su desarrollo equilibrado desde el momento de nacer es primordial para la buena salud. “Se ha demostrado que el tipo de parto tiene un gran impacto en la adquisición de las bacterias intestinales, incluso más allá del periodo neonatal”, señala la doctora Agar. “Los niños nacidos por parto vaginal y por cesárea siguen evidenciando diferencias significativas en este ámbito, incluso, a los 6 meses de edad”, agrega.

En este marco, explica que la microbiota o flora intestinal de los infantes sería más susceptible de manipulación usando suplementos con  probióticos, en comparación a las de los adultos.

Con un peso estimado de un kilo, la flora intestinal del aparato digestivo varia en cantidad y composición según el tramo del aparato digestivo: mientras en el estómago es más escasa debido al PH ácido, va hasta llegar a su nivel máximo en el colon y en el resto del intestino grueso.

Funciones de la flora intestinal

  • Proteger al organismo de la acción de bacterias nocivas que pueden causar infecciones.
  • Permitir la correcta digestión de los alimentos, como por ejemplo la fibra vegetal y la lactosa, entre otros.
  • Sintetizar vitaminas del grupo B y vitamina K.
  • Reforzar y estimular el sistema inmunológico.

 

Inmunología y Alergias

El mejor equipo de Inmunólogos con diferentes áreas de especialización.

MÁS INFORMACIÓN