Test cutáneo: prueba para saber a qué se le tiene alergia

Test cutáneo: prueba para saber a qué se le tiene alergia

01/09/2021
1 min lectura

Compartir en:

Conocido como test cutáneo, el prick test es una prueba que permite saber si se está o no sensibilizado a ciertas sustancias, como ácaros del polvo, hongos, caspa de animales, pólenes de árboles, pastos y malezas -que son alérgenos ambientales-, ciertos alimentos, fármacos y látex, entre otros.

Por ejemplo, una persona puede estar sensibilizada al polen, pero lo que determina si es o no alérgica a él es la presencia de síntomas al estar expuesta a este alérgeno.

La doctora Lorena Jiusan, inmunóloga de Clínica Alemana, explica que el test cutáneo se realiza en caso de sospecha de que el paciente tenga una patología alérgica de tipo inmediato (medida por IgE), que se puede presentar con (ronchas, angioedema (edema de párpados, labios u otra localización), broncoespasmo (tos, pecho apretado, dificultad o silbidos al respirar), anafilaxia, entre otros.

Lo más habitual es que, en adolescentes y adultos, salga positivo a aeroalérgenos (pólenes, ácaros del polvo y epitelio de animal), alimentos de origen vegetal, pescados y mariscos y, en niños, a los alimentos, sobre todo de origen animal, como la proteína de la leche de vaca y el huevo. Se utilizan también para el estudio de algunas alergias a medicamentos y vacunas.

En algunos casos se puede complementar con la prueba de IgE específica en sangre para ciertos alérgenos.

Preparación para el prick test

La prueba consiste en poner en el antebrazo, sobre piel sana, gotas de extractos de los alérgenos que se van a estudiar. Luego se hace un pequeño rasguño para que esa sustancia penetre en la piel. A los 15 minutos, se revisa si se formó una roncha o pápula. Dependiendo de su tamaño, se considera el resultado positivo o negativo.

Es un examen simple que se demora aproximadamente media hora y de muy bajo riesgo (puede hacerse en recién nacidos). Proporciona resultados rápidos y es bien tolerado incluso por niños.

La única preparación es pasar una semana sin consumir antihistamínicos, tener la piel de los antebrazos sana y no estar descompensado en caso de enfermedades graves. No se necesita ayuno y se puede realizar a cualquier hora del día.