Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

En qué está el VIH?

En qué está el VIH?

22/10/2008
4 min lectura

Compartir en:

Desde su descubrimiento, realizado hace menos de 30 años, la investigación sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ha evolucionado sisgnificativamente. Se ha producido una serie de adelantos en el diagnóstico y detección, y nuevos tratamientos que han mejorado la calidad de vida de los pacientes y que les permiten tener una esperanza de vida similar al resto de la población.

 

Los científicos del Instituto Pasteur de París Luc Montagnier y Francoise Barré-Sinoussi fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2008 por el descubrimiento del VIH el año 1981 y por demostrar su sistema de funcionamiento. El virus utiliza los linfocitos T del huésped para replicarse almacenando su genoma en el ADN de estas células, así se mantiene y evade la acción del resto del sistema inmune, bajando las defensas y dejando a la persona propensa a sufrir diversas infecciones.

 

El doctor Luis Miguel Noriega, infectólogo y jefe del Departamento de Medicina Interna de Clínica Alemana, aclara algunas dudas con respecto al síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) producido por el VIH, la denominada pandemia del siglo XX, que ya ha causado la muerte de más de 25 millones de personas en el mundo, pero cuyo avance se ha empezado a frenar por la combinación de fármacos administrados y por las medidas preventivas.

 

¿Cuáles son los principales avances en cuanto a la detección del VIH?
El diagnóstico de la infección por VIH se realiza por la detección de anticuerpos contra el virus. Esto se hace por la técnica de ELISA (usada para diagnóstico de varias patologías) y existen cada vez mejores test, con mayor sensibilidad y especificidad. Hay de primera a cuarta generación, cada uno con alguna ventaja que lo mejora, pero todos buenos. Si el test es positivo, se realiza uno confirmatorio para no dejar duda sobre el diagnóstico.

En materia de tratamientos, ¿qué es lo último que se ha desarrollado?
El cambio en las terapias ha sido muy importante en los últimos años y cada vez son mejores. Desde 1995 -cuando se empezaron a usar terapias combinadas de alta eficacia, lo que se llama triterapia- los resultados de los tratamientos cambiaron y pasaron de ser sólo para mejorar en algo la calidad de vida y con leve prolongación de ésta, a uno que permite una vida normal si se maneja bien.

 

Lo que se hace es administrar drogas que actúan en diversas etapas de la multiplicación del virus en las células del ser humano para bloquear esta reproducción, dejando el virus dormido mientras se esté con drogas. Al atacar distintas etapas se minimiza el riesgo de resistencia.

 

Este es un tratamiento que se toma de por vida y que tiene efectos adversos que son factibles de manejar, como problemas de tolerancia a las drogas (molestias digestivas, somnolencia y otras), reacciones alérgicas de distinta gravedad, alteraciones del colesterol y de la glicemia, y alteraciones en la forma corporal, entre otros. Cada una de estas complicaciones es una respuesta del individuo, por lo tanto, diferente de uno a otro. En cada paciente se va acomodando la mejor terapia, ya que al haber 25 drogas distintas, se pueden diseñar combinaciones acordes a cada uno.

 

Los ganadores del Premio Nobel no son muy optimistas en cuanto al desarrollo de un método preventivo, ¿pero hay alguna promesa real de cura, como una vacuna, por ejemplo?

Hasta el momento la búsqueda de una vacuna no ha tenido buenos resultados, pero es un campo en el que se sigue trabajando. El problema con la inoculación es la alta tasa de cambio de las características del virus. Entonces, se diseña una vacuna con anticuerpos contra una parte de él y, al usarla, el virus muta y cambia ese segmento, perdiendo efecto.

 

¿Ha habido un avance en la disminución del contagio?
La posibilidad de que los pacientes que están en tratamiento y que logran cargas virales bajas infecten a alguien, es mínima.

¿Se puede decir que la complejidad del virus en su interacción con los humanos ha dificultado su erradicación?
Efectivamente, porque se incorpora a los linfocitos T, células que tienen replicación lenta y sirven como reservorio para proteger al virus de las drogas.

 

Esta patología fue conocida en un principio como cáncer gay por ser común en poblaciones de homosexuales, ¿hoy, en qué grupos es más habitual?

En la actualidad en nuestro país, la enfermedad sigue siendo mayoritariamente de población homosexual, pero cada vez aumenta más heterosexuales, especialmente en mujeres. En varios países la distribución de casos es similar entre hombres y mujeres, esa es la tendencia a futuro también en Chile.

 

¿Cuáles son las principales enfermedades que afectan a los contagiados?
Los infectados sin terapia que van bajando sus defensas, presentan infecciones por agentes patógenos como el Pneumocystis jirovecii (neumonia), Toxoplasma gondii (toxoplasmosis), Cryptosporidium parvum (que afecta al sistema digestivo) y Cryptococcus neoformans (meningitis), entre otros.

 

¿Cuánto tiempo puede estar latente el virus en una persona sin manifestar la enfermedad?
El promedio de tiempo desde que se adquiere el virus hasta que se manifiesta la enfermedad es de siete a diez años. Sin embargo, puede ser tan corto como un año y tan largo como 20.

 

 

¿Esa persona también puede contagiar?
La capacidad de transmitir la enfermedad es continua, pero la etapa inicial y final son las de mayor riesgo, ya que se relacionan con una mayor carga del virus.

 

¿Cómo ha cambiado el estilo de vida de las personas infectadas?
Una persona infectada y con tratamiento puede hacer una vida normal, sólo difiere en los controles y exámenes de laboratorio que debe hacerse cada tres o cuatro meses.

 

¿Ha aumentado su esperanza de vida?
La esperanza de vida para alguien en tratamiento bien llevado con las drogas que se dispone en la actualidad, es similar a la de una persona sin infección.

 

 

¿En qué consiste el tratamiento preventivo para quienes han tenido contacto directo con un paciente contagiado?
Quienes tienen contacto con alguien infectado y podrían haberse contagiado deben ser evaluados para determinar si el riesgo es significativo y, según esto -que consiste en definir bien el tipo de contacto y las características de la infección- se decide si se indica una terapia con drogas igual a la usada para el tratamiento por un plazo de un mes.