Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo lograr un embarazo saludable

Cómo lograr un embarazo saludable

26/12/2012
1 min lectura

Compartir en:

Para vivir de manera saludable los meses de gestación, hay que considerar una serie de factores que influyen directamente en el desarrollo del embarazo. El doctor, Rubén Marchant, ginecólogo de Clínica Alemana, comenta los principales elementos que hay que tomar en cuenta durante este periodo.

 

Sueño: los cambios hormonales, fisiológicos, físicos y psicológicos que surgen durante los meses de gestación, alteran este proceso. Por ejemplo, “durante el primer trimestre es muy frecuente que se produzca hipersomnia (mucho sueño), condición que mejora durante el segundo trimestre. Luego, en los tres últimos meses es más común el insomnio”, explica el doctor Marchant.

 

Para lograr un sueño reparador se sugiere dormir, alrededor de ocho horas diarias.

 

Alimentación: es fundamental que la futura mamá mantenga una dieta equilibrada, dentro de la cual se recomienda aumentar la ingesta de fibras y de agua para mejorar el tránsito intestinal, ya que las embarazadas tienen una tendencia a la constipación.

 

Con respecto a las restricciones, el consejo es no consumir carnes ni mariscos crudos o mal cocidos. También se prohíben los quesos blandos o caseros no pasteurizados.

 

Controles prenatales: las visitas el médico son la única manera de evaluar el progreso del embarazo y determinar si evoluciona normalmente o presenta alguna complicación. La frecuencia de estos depende del estado en que se encuentre la madre y el feto. “En un embarazo normal, los controles se realizan mensualmente hasta las semana 28 o 30. Luego, son cada dos o tres semanas. Durante el último mes se efectúan cada siete días”, agrega el especialista.

 

Suplementos: el ácido fólico, idealmente, debe consumirse antes del embarazo y durante el primer trimestre de gestación. Su objetivo es disminuir la incidencia de malformaciones del sistema nervioso central como anencefalia y/o meningocele. Asimismo, en un embarazo normal se recomienda la ingesta de fierro, para prevenir o tratar la anemia; y de calcio para evitar la descalcificación de la madre, a largo plazo.

 

Actividad física: la actividad aeróbica mejora la sensibilidad de los tejidos a la insulina y contrarresta la condición natural de insulino resistencia que se produce durante la gestación. Esto disminuye la posibilidad de desarrollar complicaciones, como diabetes gestacional. Además, el ejercicio permite un incremento adecuado de peso y ayuda a mantener una musculatura bien acondicionada, lo que contribuye a enfrentar mejor el trabajo de parto y el parto.

 

Departamento de Ginecología

Teléfono: 2 2101091