Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Dolor de oídos en niños: un problema frecuente en invierno

Dolor de oídos en niños: un problema frecuente en invierno

06/07/2014
1 min lectura

Compartir en:

 

El frío suele traer consigo una variada gama de enfermedades y los niños son generalmente uno de los grupos más afectados. La otitis media aguda es una de las afecciones más frecuentes en los niños durante el invierno.

 

Si bien es una enfermedad que puede estar presente en toda época del año, suele aparecer con mucha más fuerza cuando en esta estación, porque está directamente asociada con el aumento de los cuadros respiratorios. El Jorge Preisler, otorrinolaringólogo de Clínica Alemana, explica que “generalmente, es secundaria a infecciones de la vía aérea superior -resfríos, gripe,rinitis, rinofaringitis, adenoiditis- en que los gérmenes (virus o bacterias) migran vía trompa de Eustaquio al oído medio, el que se inflama e infecta.

 

Los principales síntomas son dolor de oído, disminución de la audición, decaimiento y fiebre, especialmente en niños pequeños, (en niños mayores y adultos es poco frecuentes tener fiebre), todo esto está frecuentemente asociado a congestión y secreción nasal. En un tercio de los casos también se puede apreciar un líquido purulento, muchas veces sanguinolento, que drena hacia el conducto auditivo externo.

 

Esto es causado por una ruptura timpánica, que usualmente cicatriza en pocos días y la mayoría de las veces no deja secuelas. Sin embargo, si se repite mucho puede producir pérdida auditiva, entre otras complicaciones.

Por eso cuando un niño sufre otitis media aguda recurrente -tres en seis meses o cuatro en un año- se recomienda que sea evaluado por un otorrinolaringólogo.

 

“La otitis media aguda se trata con medicamentos (oral). Generalmente, se indican antibióticos y analgésico-antiinflamatorios. No se usan gotas óticas, eso es útil en las otitis externas y en las otitis medias crónicas”, aclara.

 

Las principales medidas de prevención son:

  • Evitar ambientes con humo, enfriamiento y hacinamiento.

  • Fomentar la lactancia materna porque aporta anticuerpos y permite una postura de alimentación más adecuada que la mamadera, lo que evita que se produzca reflujo hacia la trompa de Eustaquio.

  • Vacunación, especialmente antineumocócica


    “El uso de gorros no previenen las otitis directamente, pero sirve para evitar enfriamiento y, por lo tanto, cuadros respiratorios altos que lleven a una otitis media aguda. Además, cuando ya está instalada la otitis, el gorro abriga y aporta calor, lo que alivia el dolor”

     

 

También hay factores que favorecen esta patología y que deben ser controlados, como alergias o algún problema inmunológico. También interviene factores ambientales como la exposición al humo de cigarro y la asistencia al jardín infantil o la sala cuna, porque aquí los niños se suelen resfriar más.

Servicio de Otorrinolaringología
Teléfono: 2 2101071