Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Vuelta a clases: la comida sana también contribuye al aprendizaje

Vuelta a clases: la comida sana también contribuye al aprendizaje

15/03/2017
2 min lectura

Compartir en:

El inicio de un nuevo año escolar es una excelente oportunidad para volver a regular lo horarios de las comidas y promover una alimentación rica y saludable que se mantenga durante el año, lo que es fundamental sobre todo en los niños en crecimiento.

Para la doctora Elizabeth Nicole Yáñez, nutrióloga infantil de Clínica Alemana, “la correcta nutrición en etapa escolar es esencial para el desarrollo intelectual y físico del niño, ya que constituye la base para una vida sana en el futuro, mediante la adquisición de hábitos alimenticios saludables, que además ayuden a prevenir enfermedades asociadas a la nutrición en etapa adulta, como diabetes e hipertensión”.

Un desayuno ideal para los menores debe incluir lácteos bajos en grasas, cereales o pan, y fruta entera o en forma de jugo.

Asimismo, una correcta alimentación es muy importante para obtener un buen rendimiento en el colegio, ya que contribuye a que los niños se concentren más en clases y favorece el aprendizaje.

La dieta debe incluir los siguientes alimentos:

  • Frutas
  • Verduras
  • Legumbres
  • Lácteos
  • Pescados
  • Cereales
  • Agua (una buena hidratación es importante en el metabolismo cerebral y en la concentración del niño. Se aconseja consumir 6 a 8 vasos al día).

A su vez, no se recomiendan alimentos:

- Ricos en azúcar, porque producen variaciones en los niveles de insulina y glucosa. Los peak de azúcar en la sangre pueden provocar fatiga, favorecer la desconcentración, el cansancio y la disminución en las capacidades de aprendizaje.

- Altos en grasas.

- Con exceso de proteínas, cuya digestión es más lenta y puede disminuir el flujo sanguíneo hacia el cerebro, favoreciendo el que se dirige al intestino.

En cuanto a la edad, los requerimientos nutricionales van cambiando. Es así como en la etapa de pubertad, el cuerpo requiere más nutrientes, ya que los niños crecen rápidamente. Por eso los adolescentes tienen grandes necesidades energéticas, más apetito y comen mucho. A su vez, cuando comienza la menstruación, la necesidad de hierro en las niñas se duplica.

“La salud y buen funcionamiento de nuestro organismo depende de una dieta a balanceada y nutritiva, además de la realización de actividad fisca, fundamental para el desarrollo del niño, por lo que obviamente debe estimularse su práctica habitual, de forma recreativa o deportiva”, dice la doctora Yáñez.

El desayuno: lo más importante para estudiar

La primera comida del día es la principal para lograr una buena alimentación y mejor rendimiento. “Hay diversos estudios que concluyen que la falta de desayuno reduce el desempeño escolar, ya que afecta especialmente la concentración y funciones cognitivas. Después de un ayuno de ocho a diez horas, el organismo necesita recibir los nutrientes y energía que permitan su buen funcionamiento, sobre todo el cerebro”, afirma la especialista.

Agrega que uno de los principales errores es el no considerar el desayuno como comida importante para el inicio de las actividades diarias en el niño.

Un desayuno ideal para los menores debe incluir lácteos bajos en grasas, cereales o pan, y fruta entera o en forma de jugo.

También es importante familiarizar a los hijos con los diversos tipos de alimentos, priorizando los más nutritivos y evitando aquellos con exceso de azúcar, grasas o sodio.

 

Una colación adecuada
La doctora Elizabeth Nicole Yáñez explica que las colaciones que los niños llevan al colegio pueden ser frutas, lácteos bajos en grasas y cereales. Hay que evitar alimentos elaborados, ricos en azúcar o desbalanceados nutricionalmente, como golosinas, galletas dulces y jugos con azúcar, entre otros.

Equipo de Nutrición Médica Infantil