Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La marihuana en la adolescencia

El consumo de drogas y alcohol puede cambiar la vida de un joven - física, emocional y conductualmente, principalmente en menores de 20 años. Entre las consecuencias negativas que estas sustancias pueden provocar, están afectar el rendimiento escolar, alterar la vida familiar y social, ocasionar problemas con la ley y llevarlo a tomar decisiones arriesgadas, como tener sexo sin protección o conducir irresponsablemente.

Los periodos clave de riesgo para el abuso de sustancias ocurren durante las transiciones en la vida, por ejemplo, al pasar de enseñanza básica a media, o cuando ingresan a la universidad o a la vida laboral, ya que experimenta nuevas situaciones académicas y sociales.

¿Qué sabemos de la marihuana y su uso en nuestro país?

El delta-9-tetrahydrocannabinol (THC) es la sustancia química principal de la marihuana, planta que también tiene más de 500 químicos potencialmente dañinos. A lo largo de las décadas, los niveles de THC han aumentado progresivamente debido a las cada vez más sofisticadas formas de cultivo. Esto implica efectos adversos en la salud mental, como un mayor riesgo de inducir episodios psicóticos, que corresponde a trastornos mentales graves en los cuales se pierde el juicio de la realidad.

Chile es el país con mayor consumo de marihuana en la región y su tendencia ha sido al alza desde el año 2001. Especialmente preocupante son las cifras en la población escolar, donde el consumo ha aumentado de manera progresiva (7,1% en 2012 a un 11,3% en 2014), disminuyendo la percepción del riesgo de su uso (51,8% en el año 2008 a 34,4% en el 2014).

¿Cuál es el potencial adictivo de la marihuana?

Al igual que otras drogas de abuso, el THC estimula el circuito del placer, produciendo liberación de una sustancia química llamada dopamina. Esto tiene que ver con su potencial de producir adicción.

Se estima que 1 de cada 5 personas que inicia el consumo de marihuana en la adolescencia desarrollará una adicción a esta sustancia.

En este grupo la exposición a la marihuana modifica un cerebro que por encontrarse en desarrollo es mucho más vulnerable, es decir, con exposiciones más breves a la sustancia se puede desarrollar una adicción.

¿Cuáles son los efectos inmediatos de la marihuana?

  • Sensaciones placenteras y mayor intensidad de colores y sonidos.
  • Inicialmente, puede sentir euforia, la cual pasa después de un tiempo para luego sentir sueño o depresión.
  • El tiempo parece transcurrir muy lentamente.
  • Boca seca, mucha hambre o sed.
  • Temblor en las manos.
  • Afecta el pensamiento e interfiere con la habilidad de aprender y hacer labores más complejas. El THC también entorpece la coordinación y el equilibrio al afectar las áreas del cerebro que regulan el equilibrio, la postura, la coordinación del movimiento y el tiempo de reacción. Esto influye en la conducción de vehículos (o manejo de maquinarias) llevando a un mayor riesgo de accidentes.

¿Cómo afecta la marihuana a la salud mental?

Desde el punto de vista biológico, perjudica al cerebro en desarrollo, interfiriendo con su independencia emergente y sus esfuerzos por establecer su propia identidad. Esto debido a que la corteza prefrontal del cerebro, zona crítica de la toma de decisiones y control de las emociones y deseos, aún se encuentra en proceso de maduración durante las etapas finales de la adolescencia y adultez joven.

  • Alteraciones en el ánimo y ansiedad: aparición de crisis de angustia (pánico), cuadros depresivos y de exaltación de ánimo en personas más susceptibles, complicación de la evolución y recaída de personas con cuadros depresivos.
  • Inducción de cuadros psicóticos: la evidencia médica es consistente con que la marihuana aumenta el riesgo de psicosis independiente de otros factores y efectos transitorios que se producen durante la intoxicación (efecto agudo de la sustancia). Por lo tanto, existe suficiente evidencia para advertir que el uso crónico de marihuana incrementa (duplica) el riesgo de desarrollar un trastorno psicótico. Este riesgo aumenta con el uso de marihuana de mayor potencia.
  • Alteraciones cognitivas: el consumo persistente de marihuana se asocia a un deterioro neuropsicológico que es directamente proporcional a la intensidad de su uso. Entre quienes comienzan en la adolescencia, la suspensión del consumo de esta sustancia no restaura completamente el funcionamiento cognitivo. Estos hallazgos son sugerentes de un efecto neurotóxico de la marihuana en el cerebro del adolescente.

¿Qué otras consecuencias tiene en la salud?

  • Efectos a nivel respiratorio: el fumar marihuana regularmente puede generar problemas respiratorios similares a los producidos en quienes fuman tabaco. La cantidad de alquitrán inhalado y el nivel de monóxido de carbono absorbido son tres a cinco veces mayores que entre los fumadores de cigarro. Esto se debe a que los usuarios inhalan profundamente el humo y lo mantienen por más tiempo en los pulmones. Los efectos más graves, como el cáncer y otras enfermedades pulmonares, son producidos por el uso prolongado.
  • Puede disminuir la fertilidad en mujeres y en hombres. En estos últimos, disminuye el recuento de espermatozoides y motilidad del esperma.
  • Deteriora la habilidad del sistema inmune para combatir las enfermedades infecciosas y el cáncer.
  • Aumento del riesgo de cáncer testicular.
  • Efectos negativos a nivel cardiovascular: el uso de cannabis puede ser responsable de eventos como infarto agudo al miocardio en personas jóvenes sin antecedentes previos.

Quienes conducen bajo los efectos de la marihuana usualmente piensan que es más seguro. Sin embargo, la cannabis enlentece las reacciones y los momentos de decisión, puede además distorsionar la percepción del tiempo y distancia, lo que significa disminución de la concentración y menos control del vehículo.

¿Cómo pueden los padres prevenir los problemas asociados al consumo de drogas?

Las habilidades parentales son un potente factor protector para muchos comportamientos de riesgo y problemas de salud mental, incluyendo el consumo de sustancias. Es importante entregar a los hijos seguridad emocional, establecer límites apropiados, supervisarlos de forma adecuada, satisfacer sus necesidades de seguridad y estimular su desarrollo y estabilidad.

El inicio del consumo suele estar asociado a la influencia de pares; un ambiente familiar positivo es protector.

Factores claves que pueden ayudar a proteger a los hijos del abuso de sustancias

  • Establece reglas e informa a tu hijo que el uso de drogas y alcohol es inaceptable. Da un buen ejemplo. Los padres son modelos de conducta importante para los hijos.
  • Involucra a tu hijo en actividades recreativas, como deporte, música, voluntariados, entre otros.
  • Mantente informado donde está tu hijo y qué es lo que hace durante el día. Los estudios muestran que los adolescentes sin supervisión tienen tres veces más probabilidades de usar marihuana u otras drogas.
  • Elogia y recompensa su buen comportamiento en caso de que cumpla las reglas.
  • Conoce a los amigos de tus hijos (y a sus padres).
  • Mantén una buena comunicación con tu hijo y pasen tiempo juntos como familia.
  • Infórmate sobre los efectos de la marihuana y el consumo de sustancias en la adolescencia. Luego habla con tu hijo sobre los efectos nocivos y las consecuencias que podrían generar.
  • Mantén el contacto con adultos que participen en el cuidado y educación de tus hijos, como profesores y entrenadores. Asimismo, pídeles que te informen de cualquier cambio en su comportamiento.
banner-sport
img-pop-folleto

Completa el siguiente formulario para la descarga del folleto

(*) Datos obligatorios.

Centro de Extensión

Inscripciones sin costo:
Tel: (56) 22586 6082 - (56) 22586 6083 | E-mail: centroextension@alemana.cl